PREGÓN ROMERÍA 2018

Transcripción del Pregón de la Romería 2018:

 

Sra. Presidenta de la Hermandad Virgen del Pinar, componentes de su junta directiva, miembros honorarios, asistentes, todos devotos de nuestra Patrona. En primer lugar quiero agradecer a la actual Junta Directiva, al haber depositado en mi persona  realizar este pregón de la romería 2018.

 

Recuerdo porque no se me podrá olvidar aquel 27 de Febrero del presente año, cuando en una de mis visitas a Conchita me comunico en su oficina de trabajo, el realizar este evento. Cuando me despedí de ella ya en el ascensor las ideas se me agolpaban de una forma atropellada, que después poco apoco las pude ir ordenando.

 

En honor a la verdad este hecho del encargo que me hizo la Sra. Presidenta me cogió por sorpresa, no porque no lo pudiera hacer simplemente porque creo que en mi sincera modestia hubiera personas que debido a un nivel cultural superior al mío lo hubieran hecho mejor que un servidor.

 

Encargo que por otra parte me ha llenado de satisfacción por el hecho de poder contribuir de alguna manera a ensalzar, alabar, enaltecer, y poder expresar lo que siempre he sentido por nuestra Virgen del Pinar.

 

Por tanto mi espíritu se siente plenamente satisfecho y poder decir de forma orgullosa, el haber realizado el primer pregón en honor y loa  a nuestra Patrona.

 

Debo decir para ir metiéndonos en harina, (que precisamente de este polvo blanco se bastante -no penséis mal-  y deciros que he tenido la gran suerte de pasar toda mi vida en Cañaveras. Por este motivo he podido tomar el pulso de una forma directa, y vivir de primera mano, los distintos acontecimientos ocurridos en nuestro pueblo, sin olvidar el gran protagonismo que siempre ha tenido todo lo relacionado con esta maravilla de Virgen que tenemos, esta Ermita singular y de bellas formas, su idílico entorno, que siempre y ahora está  siendo admiración de propios y visitantes de otros lugares.

 

Permitidme desde luego con vuestro permiso que os cuente algo de mis vivencias, (tampoco quiero ser pesao). Creo que en este aspecto de algo me habrá servido haber cumplido 73 años y con el aliciente de haberlos vivido en nuestro pueblo.

 

Debemos situarnos en el entorno de cómo se desarrollaba la vida en los años siguientes a la posguerra. Estos primeros años fueron muy difíciles, para la subsistencia de las personas, no solamente en Cañaveras, esto era general. Porque los hombres que podían trabajar se tuvieron que ir a los frentes a luchar, ¿Quién quedaba en los pueblos? pues las mujeres, los mayores, y los chicos y chicas. Es decir los que podían mantener sus casas, que estaban en edad de trabajar los mandaban a la guerra. Es digno de destacar el esfuerzo y entrega que las mujeres de entonces realizaban en los trabajos por ejemplo en la época de la recolección, cuando todo se hacía a mano, y con gran esfuerzo físico. También quiero recalcar su esforzado trabajo  en los huertos, porque esto venia a solventar con todo lo que la huerta daba por lo menos en parte la maltrecha economía, sobre todo en lo referente al condumio. Y sobre todo su abnegado trabajo lloviera o hiciera sol, me refiero a la época de la siega. Si amigos si aquellas valerosas y maravillosas mujeres (no encuentro otro apelativo mejor para ensalzar su abnegado trabajo), es cierto que muchas de ellas acompañaban a los hombres a segar pero con hoz, lo puedo decir con total veracidad, porque tengo fotos que lo pueden demostrar. Pero no terminaba ahí su dificultosa labor no, es que después tenían que organizar la casa, lavar a mano, guisar con lumbre, y procurarse lo más difícil conseguir  los alimentos cosa harto difícil que después tenían que cocinar. (Dicen que el hambre agudiza el ingenio) y esto fue cierto, como muy bien demostraron nuestras madres y abuelas, con el drama añadido de sacar adelante la numerosa prole que por entonces existía en numerosas casas.

Pero dejémonos de cosas tristes, aunque he de decir que lo relatado anteriormente queramos o no forma parte de nuestra historia. Ahora me gustaría trasladarme a nuestra adolescencia, (también se dice que recordar es volver a  vivir), y también la de algunos de los que estáis aquí. No sé si alguien se acordara que donde está ahora el ayuntamiento en la parte de atrás en el piso de arriba, había escuelas, una aula de chicos y otra de chicas, porque eso si ni juntos ni revueltos, una escuela de chicas y otra de chicos y punto. En la de chicas impartía clases Doña Rosa y en la de chicos D. Luis Guaita. Este fue mi primer maestro.

 

Ahora es cuando me gustaría que nos traslademos eso si mentalmente a un sitio que es nuestra plaza, lugar emblemático de nuestro pueblo, por haberse desarrollado en este espacio, relevantes acontecimientos que de alguna manera han contribuido a escribir el desarrollo y la historia de Cañaveras.

 

La imaginación y el pensamiento de las personas son las dos cosas entre otras, que no nos las pueden limitar ni censurar, no soy capaz de establecer un orden si es primero una cosa u otra, pero si diré que la imaginación nos ubica en decimas de segundo en un lugar concreto, y el pensamiento nos lleva a recordar experiencias vividas en nuestros años de existencia.

Bien como ya estamos en la plaza, vamos a imaginarnos cuando salíamos al recreo en la que yo también tomaba parte.

 

La salida era apocalíptica, empujones, codazos, tratando de salir el primero, bajando aquellas escaleras con unos peldaños de madera medio rotos, gastados, desde luego el que llegaba a la plaza sano y salvo era un milagro. Me parece que lo estoy viendo ahora mismo, si amigos la plaza llena de chicas y chicos, jugando en los recreos, eso si los chavales sus juegos, “El marro”, la “péndola”, “los pelotazos”, “el gua”, “el bote”, “la victoria”, “el pico tallo”, se decía pico tallo peral o manzano, luego vinieron los de Madrid, ellos más finos y decían churro, manga, media manga, y manga entera.

 

Las chicas se divertían jugando a la comba, dando un tocino, que era esto pues la comba pero dándole a la cuerda más rápido, al corro de la patata, al carrete al carrete tres y cuatro siete, etc. etc. He dicho anteriormente que la plaza estaba llena de chicas y chicos jugando en los recreos, y que buenas nos estaban aquellas rebanadas de pan, con un poquillo aceite por encima, (no había más, y una poquilla sal), yo calculo que podría haber entre 50 o 60 escolares de ambos sexos. Aun no había párvulos que comenzaron cuando se hicieron las escuelas, de la huerta, que porque digo esto, porque yo he visto igual que algunos de los que aquí están haber una huerta en ese lugar.

 

No me gustaría pasar por alto algunas tradiciones  y ciertas costumbres, (que tanto le gustan a Javier que rememoremos). Quiero referirme a algo que estoy seguro que algunos de los que estamos aquí recordaran. Aquellas fiestas patronales, el segundo domingo de Septiembre,  que es cuando se celebraban por aquellos años. Imaginaos los alrededores de la Ermita el día de la fiesta, llena de familias, (después naturalmente de haber oído la misa), a la hora de comer, con las mantas extendidas en el suelo a modo de mesa y mantel, y por asientos de nuevo el suelo, dispuestos a pasar un día de compañerismo junto a nuestra Patrona. Los burros y las mulas atadas a los pinos también dando buena cuenta de su pingüe ración de pienso, porque aquello era amigos un gran festín gastronómico, por lo que los animales no podían se ajenos al mismo.

 

Que buen rollo (como dirían los modernos), que confraternidad, que derroche de solidaridad, que muestras de compañerismo entre todos. Ya de buena mañana las familias más madrugadoras se apresuraban a iniciar el empinado camino hacia este Santuario, por el antiguo camino de herradura con los serones repletos del condumio que más tarde daríamos buena cuenta de ello, además de un buen aprovisionamiento de vino made in Cañaveras. Venga venga que corra la bota, -decía uno-, oye prueba esta tortilla, -nos invitaba la mujer de al  lado-, te advierto que los huevos son de mis gallinas, -y la otra le decía al vecino-. Mira prueba mis chorizos haber como me han salido este año. Vale pues tu coge una costilla haber si tiene buen sabor el adobo. Toma Julián échate un trago de vino, pa que veas que bueno me ha salido, vale pues ahora tu pruebas el mío, que te parece, pues si te ha salido bueno, pasa bien. Pues bien así transcurría la solidaria y  jornada, por supuesto después de oír misa y sacar a la Virgen a pasear alrededor de la Ermita, que estoy seguro también a ella le gusta participar en la contagiosa felicidad que a todos los embargaba este día.

 

Pero amigos el tiempo inexorablemente o inexplicablemente no se detiene. Y así las tradiciones fueron desapareciendo de nuestro pueblo, con el éxodo de nuestras gentes buscando una vida más prometedora, hacia otros lugares de nuestra patria, y también marchándose al extranjero como todos sabemos en busca de un futuro más estable en el tiempo venidero.

 

Pero por suerte para nosotros, hay una cosa fundamental que gracias a Dios y a la Virgen del Pinar, no ha decaído, es nuestra devoción a nuestra Patrona, yo diría más, y es que la vamos superando año tras año, como se viene demostrando, cuando todos los que aquí vivimos, y los que nos visitan, todos, regresamos al acogedor regazo de nuestra Virgen.

 

Creo que las anteriores Juntas que han gobernado, bien se merecen un especial reconocimiento, por su entrega a la extraordinaria causa de mantener no solamente este edificio, sino también a salvaguardar la fe que ellos han contribuido se mantenga para que no se pierda. Personas que han dedicado gran parte de su vida y continuadores de algo que sentían muy dentro, de su corazón no escatimando esfuerzos para conseguirlo. Quiero recordar a Bautista Blanco, a Antonio Chavarría, ya fallecidos q.e.p.d. Que en muchas ocasiones han puesto en riesgo su integridad física por contribuir con sus trabajos, y responsabilidades demostrando día a día el camino que nosotros debemos seguir. También me gustaría decir unas palabras para los que todavía nos acompañan y que sea por muchos años, me refiero a Martin del Rey y a Álvaro Serrano, también ellos saben lo que significa el gran trabajo que han realizado en la Emita y su entorno, si ahora no pueden ya lo han hecho antes, pero además con creces.

 

Me gustaría romper una lanza o varias si fuera necesario, a favor del anterior Presidente, Luis Jesús Serrano. Mirad en esta vida nadie somos perfectos, y es evidente que unas cosas salen bien y otra no tanto. Lo hecho, hecho esta, y es cierto que nunca llueve a gusto de todos, pero creo que lo realizado en nuestro corto mandato, puedo decir, y tengo la satisfacción de decirlo con la cabeza bien alta que hemos trabajado con el total convencimiento de haber contribuido (además de haber puesto a punto y resuelto un sinfín de problemas burocráticos), a la reparación de este Santuario, pero además convencidos y esto es lo fundamental siempre movidos por algo que lo sentimos en lo más hondo de nuestro corazón nuestra fe y devoción a nuestra Patrona La Virgen del Pinar.

 

Como no recordar de una forma especial a la labor de las camareras, a todas. Ellas también con su dedicación y delicadeza visten a la virgen de una forma esplendorosa para admiración de todos nosotros.

 

Dicho esto, no puedo pasar por alto la costumbre o tradición que  particularmente significó, significa, y creo que seguirá significando por muchos años mientras se pueda, el canto de los mayos.

 

Porque queramos o no estos canticos  están enraizados con el espíritu fundamental que quisiera trasmitir en este pregón  y es alabar y ensalzar las distintas cualidades y loas a nuestra Virgen del Pinar.

 

Creo que tenemos que tener un bien merecido recuerdo a aquellos que en aquellas épocas, en que el mayo se vivía con toda su intensidad, por la gran participación de personas que asistían a él. Los músicos: José Melón un brillante improvisador en las jotillas, Corrales con una potente voz, Quico dominando la bandurria con una depurada técnica, Domingo el que más fuerte tocaba el laúd, Lázaro que tocaba y cantaba, Álvaro con su guitarra como acompañamiento, además especialista en despedidas, y un servidor haciendo ruido también con la guitarra.

 

Poco a poco con el paso de los años estos veteranos que con gran esfuerzo mantenían esta tradición además de una gran dedicación, han ido desapareciendo hasta el punto de verse interrumpido el canto de los mismos cuando perdimos  a un gran impulsor de estos nuestros mayos, que fue Domingo el de la Mari luz.

 

 No exento de una gran estrega y sacrificio, Un servidor ha podido conseguir lo que nunca pudo hacer, que es estudiar música. Creo que cualquier edad en nuestras vidas es buena para aprender y culturizarse. Esto me ha permitido, y con la ayuda de todos, recuperar el mayo, y creo que lo hemos conseguido.

 

Como todos sabemos los mayos son una loa, unas alabanzas, a ensalzar la belleza de las vírgenes, tanto físicas como espirituales. El mayo que cantamos en Cañaveras, dedicado a la Virgen del Pinar, tiene una peculiar característica con un final, que yo no he oído en ningún sitio,  sin menospreciar otros mayos que se cantan en nuestro entorno.

 

 Adiós Madre de la Iglesia

 Adiós Virgen del Pinar

 Ya se me acaban las voces

 Ya no puedo cantar más.

 

Creo que este verso es un adiós momentáneo, en la esperanza que pronto la volveremos a ver, es un adiós que nos acongoja, cuando se nos acaban las voces.  Porque  nos invade una honda pena que nos recorre el cuerpo con un escalofrió difícil de explicar, solo comparable cuando la cantamos la salve, liberando nuestras más hondas emociones muchas veces en forma de lagrimas. Es la emoción de tener que dejar de cantar las inmensas virtudes que sabemos ella posee. Estamos seguros y así lo sentimos también pidiéndole  protección con el convencimiento y fe se nos  van a conceder. Es el dolor de tener que alejarnos de nuestra madre espiritual pero con la plena esperanza que pronto estaremos con ella para poder dedicarle de nuevo  nuestras plegarias, manifestarle nuevamente con ánimos renovados nuestros anhelos, en la certeza que ella nos atenderá como siempre ha sido y seguirá siendo.

 

Ya finalizo y siempre con vuestro permiso, además pidiendo perdón si he sido un poco pesado dedicando una pequeña poesía para nuestra Virgen:

 

 Ha llegado Mayo

 Virgen del Pinar

 En este mes florido

 Te queremos cantar.

 Mayo por excelencia,

 Es el mes de las flores

 Que sea tu presencia

 Y nos llene de buenos olores.

 Llega la Romería

 Te queremos suplicar

 En nuestro difícil caminar

 Nos des a todos salud

 Para poder conmemorar

 La gran fiesta anual

 A nuestra virgen del Pinar.

 

 

 

  ¡¡¡VIVA LA VIRGEN DEL PINAR!!!

 

Antonio de  Moya Juan

26 de mayo de 2018

 

 

CONTACTO

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

CONTACTO
PREGÓN ROMERÍA 2018
CONTACTO
PREGÓN ROMERÍA 2018
CONTACTO